[COLUMNA] Atrapados en la telaraña

Publicado el 13 Octubre de 2017

Curicó Unido salvó los muebles en un juego que pudo haber terminado en desastre total. Una primera etapa donde fue superado en todas sus líneas, pases imprecisos, fallas defensivas que fácilmente pudieron haberlo hecho llegar al descanso con su suerte definida.

El mejor de la cancha Jorge Deschamp que es ya uno de los destacados porteros del torneo, reconoce que el café fue cargado al descanso y no era para menos. Con una defensa que corría siempre mirando al barbudo como su último salvavidas y seis pelotas detenidas en que cinco se desperdiciaron, poca esperanza podía abrigarse. Zuñiga y Silva no tomaron nunca la rienda y Marcoleta con una banca muy pobre supo preparar una cena con un puñado de arroz.

Un Rivera que en el primer tiempo fue intrascendente se mostró más cómodo en el mediocampo y pudo ayudar a un cortés que se debía meter entre Godoy y Canosa a sacar los baldes con agua de un bote que se hundía.

La impericia del local, fue la luz de esperanza y de la mano de un incansable Alvarado, Curicó lo aprovechó. El pundonor reemplazó al talento que no se trajo en la conformación del plantel y Raimundo Rebolledo fue otro ejemplo de eso.

El cuadro Oro y Cielo debe haberse ido con la sensación que un 4-0 se lo cambiaron por una igualdad y la verdad, no sería injusto pensarlo.

Que el punto que no sirve mucho para la estadística, no oculte las graves falencias defensivas donde Canosa y Godoy no se entendieron, los laterales fueron superados y las llegadas dispersas obedecieron principalmente al arresto personal y no al juego de equipo.

Curicó mejoró al final y casi se roba todo el botín, porque el fútbol es así. No se premia al mérito, sino que al que sabe desembrollar  mejor la madeja y los de la banda sangre lo hicieron y Everton terminó enredado en la telaraña que le lanzó Marcoleta.

Párrafo especial para Diego Álvarado, que por una lesión y no por una oportunidad dada por el cuerpo técnico a buenas y primeras, demostró que ofrece más alternativas que Gabriel Vargas a la hora de convivir en solitario en tierra de gigantes.

GG periodista curicano

 

Comenta