Inicio Columnas Con la fe hasta el final

[COLUMNA] Con la fe hasta el final

12
31 marzo 2018/CURICO. Ricardo Blanco celebra el empate durante el partido válido por séptima fecha del Campeonato Scotiabank entre Curicó Unido y Deportes Temuco, disputado en el estadio Bicentenario La Granja. FOTO: GABRIEL SILVA/MCU.CL

Curicó Unido encontró la respuesta al menos para la igualdad en la encrucijada en que se metió ante Deportes Temuco, con un apego paciente al esquema que cada vez se parece más al del torneo pasado y donde los pasajes de buen fútbol son más repetitivos.

Los dirigidos por Luis Marcoleta tuvieron insinuaciones que fueron castigadas con un gol que reconocidamente por él, fue responsabilidad del portero Jorge Deschamp… pero qué se le puede recriminar a quien ha salvado una serie de encuentros con actuaciones descollantes. Un titubeo que ni siquiera da para pensar en reemplazarlo bajo los tres palos.

De todas formas, no se debe perder atención a que fue la tercera jugada en la primera etapa donde Curicó se vio dubitativo en la zona posterior, principalmente por la penetración que sufría a las espaldas de sus laterales y que obligaban a Díaz y Godoy, extremar recursos para mantener el cero.

La banda sangre ya muestra una sintonía que tiene como puntos altos a Godoy, Cortés y Quiroga, quien con un trabajo táctico impecable, complica a la defensa rival y es capaz de generar juego y pases gol con su mejor socio hasta el momento: Ricardo Blanco.

“Ricky” tiene chispazos cada vez más continuos de magia en sus pases y remates, pero aún no muestra esa desfachatez vista en Argentina, principalmente en  su paso por All Boys. Éste sábado ante la U sin ir más lejos, es la oportunidad de oro para que ante 35 mil personas, el enano saque todo el barrio que lleva en el cuerpo y deje a varios con la boca abierta.

Las dudas persisten en el ataque con tres puntas que dibuja el técnico Marcoleta, ya que prácticamente todas sus jugadas  las crea o sirve Quiroga y Gauna, pero donde queda muy por detrás Felipe Reynero. El extremo derecho no saca lustre a su velocidad o centros precisos y le abre la puerta a Mario Briceño, quien de seguro quiere revancha ante los azules.

Problema aparte es la ausencia del sub 20, que más que una opción pasará a transformarse en una obligación. El puesto que ofrece Reynero puede ser la chance para un Cavalieri que más allá de su lesión, tuvo muy pocas oportunidades de partir del arranque.

La estadística habla de una cosecha exigua en siete fechas, pero el nivel de fútbol dice poco a poco, otra cosa. El mes de abril será clave para saber si hay espacio para soñar o solo mantenerse aferrado a la fe.

Gerardo Gómez, periodista curicano.

Ver comentarios ()