[COLUMNA] Curicó y “la muerte blanca”

Publicado el 1 Diciembre de 2017

1…2…3 soldados rusos caen muertos en la nieve cuando hay -40 grados en un bosque de la pequeña Finlandia. Es un día como hoy de 1939 y la orden de invasión del poderoso ejército rojo parece simple y un trámite que tomará no más de un par de semanas. Todos esperan saber cómo será esa victoria y el ingreso triunfal ante el Kremlin para ser saludados por Jossif Stalin, pero nadie cree que ese pequeño país, pueda hacerlos pasar una vergüenza militar.

Curicó Unido es la pequeña Finlandia ante el poderoso ejército rojo de Colo Colo donde está invitado como víctima a una fiesta perfecta, pero subestimar al rival es peligroso y no saber que esconde aún algunas sorpresas.

Un pequeño joven pastor con una puntería magistral hizo retroceder a batallones completos. Aparecía por un lado y otro, se ocultaba, no usaba mira telescópica para evitar el brillo del sol y con un simple rifle regular, mató oficialmente a 542 soldados rusos y desde ese día Shimo Hayha, fue recordado como “la muerte blanca”.

El cuadro de Luis Marcoleta tiene demasiado que ganar y poco que perder si lo hace con inteligencia. Puede ser Finlandia y no avergonzarse de ello, puede ser la presa fácil y dejarlos venir, y puede ser el pequeño pastor que simplemente por dignidad se atrevió a no rendirse, cuando las armas y número de enemigos, invitaba a bajar los brazos.

Los grandes también caen, los grandes retroceden y pueden como lo hizo Stalin, perder la paciencia y solo profundizar su derrota. Curicó Unido puede salir triunfante con algún punto y dejar algo más simple la tarea para la última fecha.

¡Cuidado! no hay que quemar las naves si la tarea se hace cuesta arriba. Queda ante O’Higgins una batalla por rendir y quizás la más dura y vital de todas. Las suspensiones pueden hacer la diferencia para evitar la liguilla.

Para quien le interese…Stalin perdió miles de hombres ante Finlandia que era moralmente liderada por Shimo Hayha y debió negociar una cesión menor de terreno (Istmo de Carelia) para dejar en el pasado esa vergüenza militar.

Por GG, periodista curicano.

Comenta