[COLUMNA] Del miedo al fracaso, al amor por el resultado

Publicado el 11 Octubre de 2017

Después de la eliminación de Chile en la carrera por llegar al Mundial de Rusia, nace de inmediato un sentimiento de vulnerabilidad, de sentir que nada hacemos bien y que hay que comenzar a temer más al fracaso que está a la vuelta de la esquina.

El poderoso bicampeón de América falló por errores propios que arrastraba hace tiempo y que generaron un quiebre con resultados ya conocidos por todos. Ese temor por momentos también comienza a inundar de forma natural a los seguidores de Curicó Unido (a los racionales, no los pasionales).

Hace mucho y logra poco, hace lo justo, cosecha algo y va por todo y se queda con nada. Curicó entró en la tierra derecha del torneo y el miedo a salir último puede ser suficiente alimento para mantener activo el motor del esfuerzo y la aplicación. El pragmatismo en esta fase puede ser mejor consejero con tal de ser penúltimo en el promedio.

Curicó tiene una mala campaña objetivamente, logró un vistoso juego sin resultados, aunque tampoco es correcto alinearlo aún en el fracaso o el desempeño sinsentido. Las cifras dicen que está nuevamente en el fondo en el coeficiente de rendimiento, pero tiene a su alcance a Wanderers, Palestino y Huachipato.

Se vienen dos fechas extremadamente duras ante Everton y luego el líder Unión Española y los espacios para errores ya no dejan mayor margen.

El técnico Marcoleta es un especialista en manejar los juegos cuando el resultado apremia y tiene historia en lo que a dominio del reloj se refiere. Pero cuidar el arco da un punto como máximo y el problema de Curicó es que sigue sin saber marcar con amplia productividad. Pasearse por el jardín delantero no es llamar a la puerta y menos hacerla sonar con furia.

La gran duda es cuanto puede innovar un técnico que dispone de un plantel corto y donde prácticamente todos sus refuerzos, no pueden llamarse así, por lo que el peso sigue en los hombros de los mismos que levantaron la copa en El Salvador.

GG periodista curicano.

Comenta