[COLUMNA] Del paradigma al fútbol total

Publicado el 28 Febrero de 2018

La proeza lograda por Curicó Unido ante Unión Española en una tarde donde todo iba en contra, no es más que el reflejo de 45 años de vida resumidos en 10 minutos. Cuando todo parecía perdido, la hinchada alentó y los albirrojos volvieron a estar con “11” en cancha. Volvió la garra, la entrega máxima y los abrazos adornados con lágrimas en las tribunas.

Lo épico fue marcar tres tantos en un lapso, que se reserva habitualmente para poner la rodilla en el piso e irse rápido a las duchas, pero muchos entendían que ese marcador era demasiado castigo para un juego que fue adverso desde los 16 segundos.

Es lógico pensar en si es Franco Bechtholdt (con colaboración de Francisco Silva) el responsable de esos 9 minutos fatales, o es el técnico Luis Marcoleta quien se equivoca con una dupla de centrales donde expuso a un jugador que en otras ocasiones, al menos responde a la expectativa. ¿Tiene lógica también, la salida del sólido Daniel Franco de la zaga cuando hay que enfrentar un centro delantero de 1,91 cm?.

En la otra mitad de la cancha, el ingreso de Carlos Espinoza trajo el esperado pase final que se anhelaba hace tanto tiempo y Gabriel Vargas fue el principal beneficiado con su ingreso. Curicó mostró que estaba el poder de fuego, pero a la vez, revela que hay ajustes importantes que efectuar.

Curicó Unido, ¿tiene un plantel para especular y ver que pasa en el camino, o hay suficiente materia prima para comenzar a pensar como hacemos daño en la portería rival, antes de como levantar un muro en la propia?.

La apuesta siempre es alta cuando se piensa en el “fútbol total”, pero no le van a decir a esta hinchada que sabe casi sólo de fracasos, que les gustó más el empate ante la Universidad de Concepción, que lo vivido el pasado lunes en el Estadio La Granja.

El hincha albirrojo tiene un paladar inclinado a la entrega, la lucha y cargado al talento, y cuesta comprender porque yendo cuatro fechas, recién y cuando la soga estaba al cuello, pudimos ver a todos los talentosos (Cortés, Blanco, Espinoza) juntos en el mediocampo a la vez.

Pese a que se terminó celebrando un empate, lo que se aplaudió, era darnos cuenta que la materia prima está y donde realmente hay que trabajar, es en como configuran esos nombres en un esquema que más que a paradigma, terminan sabiendo a sucedáneo.

Gerardo Gómez. Periodista curicano.

 

Comenta