[COLUMNA] El instinto animal

Publicado el 8 Septiembre de 2017

Los nobles tienen el reconocimiento terrenal y espiritual, de su comunidad y compañeros, de los que lo conocen y conocieron, pero a la vez se vuelven algo vulnerables ante los que no comparten esos principios y eso le pasó en un momento a Curicó Unido.

Durante las primeras cinco fechas del torneo nacional, reveló ese gran corazón en cancha. Elaboraba bien, buen grupo, no rifaba un balón, luchaba hasta el pitazo final, pero eso son buenas intenciones si en los 30 metros finales no eres salvaje e instintivo.

Una jugada en el segundo tiempo de copa Chile ante Palestino, hizo que ese corazón, ese buen vecino, explotara. Perdía nuevamente pese a lo bien hecho y un balón sin importancia hizo al que llevaba la jineta mostrar los colmillos por primera vez: Martín cortes empuja a un rival en mitad de cancha, se sale de sus casillas y deja el lado racional y se transforma en un animal.

Curicó en ese momento quebró su esquema mental. Se fue encima, quería sangre, quería la presa, atacó sin descanso, empujó, peleó, corrió por los balones que iban al lateral, no daba tregua y el gol llegó. Rebolledo disparó y se tatuó la banda sangre con su mano, solo minutos después, el fuego salía por los ojos del Tato y en el 94, hizo justicia.

El regreso, partió como se acostumbra, abajo en el marcador, pero nuevamente Curicó ya no era solo racionalidad, era instinto y fue por la presa, marcó y no tuvo compasión, tuvo hambre y aplastó al rival. Ahora vuelve el torneo donde hay tarea pendiente y Temuco debe poner rodilla al piso.

Mantener el esquema pero con otros nombres, da un resultado totalmente diferente. El Tato grita, reta, manda, habla y debate con el juez, empuja, pelea, se arrastra y el resto de la manada le sigue, va encima, Zúñiga es más frontal y Pezoa no le atemoriza el bosque. Gauna hizo por fin el ajuste en sus centros y Vargas corretea, pero ya no se aleja de la zona de caza, donde siempre debe estar. Deschamp tiene experiencia y logra ser un muro difícil de saltar, Raimundo Rebolledo puso fin al flanco derecho.

Temuco viene muy herido, pese a tener los pergaminos presenta temores y cuestionamientos de su hinchada y requiere un golpe de gracia. Curicó en Copa Chile demostró que ya no es solo racional y tiene al Alfa, que guía ese instinto animal.

GG Periodista Curicano.

Comenta