Inicio Columnas El peligro de la autocomplacencia

[COLUMNA] El peligro de la autocomplacencia

37

Afirmar que a Curicó le falta solo un ajuste para ver resultados deportivos si se compara con el rendimiento en cancha y dominio de balón, se transforma en un elemento de extremo peligro que puede llevar a uno de los más grandes errores en cualquier ámbito: la autocomplacencia.

El cuadro albirrojo de manera cada vez más peligrosa, muestra señales de ser un boxeador que maquilla pero que pierde a las tarjetas, lo que implica ser un perdedor sin merecimiento.

Ya pasó el 20% del torneo y los números dicen que Curicó Unido tiene un 11% de rendimiento, está casi al fondo de la tabla y no conoce de triunfos luego de haber ya hecho uso de dos de las valiosísimas, ocho localías, que tendrá en el torneo.

No hay “casi buenos cirujanos”, “casi buenos humoristas”, ni “casi buenos carpinteros”. Ellos no están a un centímetro de la ubicación correcta del bisturí, del remate adecuado del chiste, ni del aplomo correcto del muro. Más bien están siendo alguien que se quedó en el camino o que más grave aún, carecen del talento para consagrarse en lo suyo.

05 de Agosto de 2017/SANTIAGO Roberto Gutierrez (ci) celebra su segundo gol junto a Marcos Gonzalez (i) durante el partido valido por la segunda fecha del Campeonato Scotiabank TransiciÛn 2017 entre Palestino vs Curico Unido, jugado en el Estadio Municipal de la Cisterna. FOTO: PABLO VERA LISPERGUER/AGENCIAUNO

Curicó amenaza, pero no concreta. Llega con ganas y número, pero sin ideas claras. Decenas de centros insulsos al área rival que no permiten a Gabriel Vargas marcar alguna diferencia. Eso deja de ser sorpresa y se transforma en un hecho repetitivo que facilita la tarea a la defensa foránea.

Un ejemplo del premio a lo inesperado es lo que hizo “Catuto” Rebolledo en la primera pelota que tocó: un pase atrás en vez de lanzarla al sorteo y logró un penal.

Nuestro equipo ahora tiene dos salidas que llaman a enmendar el rumbo con lo impensado: obtención de puntos como forastero, si no quiere a final de torneo, llorar sobre lo que pudo ser y pasar de autocomplaciente a auto flagelante.

GG Periodista

Ver comentarios ()