[COLUMNA] Romper el esquema

Publicado el 29 Agosto de 2017

A no engañarse, Curicó Unido obtuvo un merecido triunfo ante Palestino, pero que por un minuto de diferencia, no nos dejó el mismo sabor de injusticia de casi todos los partidos previos. Bien jugado, dominado en medio campo, pero carente de mayor profundidad.

En esta oportunidad, ocurrieron muchas cosas distintas que son  el responsable de la celebración. Curicó comenzó ante la desesperación de ver una nueva derrota, a romper el esquema. Dejó el juego al pie y lateral de medio campo donde no se hace daño alguno y lo reemplazó por uno más vertical y hambriento.

Curicó elabora demasiado y eso se simplificó por algunos cambios de nombres y quizás que empujarán a Marcoleta de una vez por todas a mover la oncena. Pezoa, más rápido y desinhibido que el jinete, fue el primer paso. El ingreso de Zúñiga por Rivera ayudó a la verticalidad y trazos más largos y Diego Alvarado, por último, quién va directo a portería sin presentaciones ni saludos.

En su figura vale la pena detenerse, porque se estaciona arriba, preocupa a los centrales y si hay alguna duda, él está allí para lanzar sin vergüenza alguna, bajo los tres palos. Su inclusión, ayudó a liberar más a Gabriel Vargas que tuvo dos de gol cuando compartió con el ex 9 de Magallanes.

Otro cambio de hoy, es que aprovechó los balones detenidos el cuadro albirrojo, cosa que desperdició hasta aquí durante el torneo. No olvidar que así, pavimentó su camino al primer ascenso el 2008.

Mención honrosa también al Tato Silva que ya pide su camiseta desde el minuto uno.

Hay que sacarse de la cabeza la confusión de algunos del dominio zonal, con el control total ofensivo. Curicó debe dejar de llegar tocando al área chica y probar suerte de forma más arriesgada. Lo predecible, ya se sabe dónde termina: en el fracaso.

GG. Periodista curicano.

Comenta