[COLUMNA] Sí se puede

Publicado el 7 Diciembre de 2017

Curicó Unido llega al partido donde hace tiempo sabía que podía jugarse todas sus cartas y en que un empate, le puede dar algún premio de consuelo a los pasajes de buen fútbol y orden exhibidos, pero a su vez transforma esta agonía en un castigo a su exasperante ineficiencia frente a la portería rival.

Los dirigidos por Marcoleta son capaces de mostrar dos caras en un mismo juego y si recordamos lo ocurrido en el Monumental, está el mejor ejemplo: En el primer tiempo un equipo aplicado, concentrado, proactivo y que mantenía sus líneas, versus los primeros 5 minutos de la segunda etapa donde fue un desastre, desordenados, dormidos y en que llegaban rápido sólo a buscar la pelota a las mallas.

La banda sangre por su gente, por su poca experiencia en la serie, ya sufrió lo merecido para entender que no sirve de nada la concentración con este tipo de licencias y se equivoca quien cree que la tarea esta lista el próximo domingo. O’Higgins viene de tres triunfos en línea y el técnico Milito como sus jugadores, buscan respeto, conseguir contratos o demostrar que merecen una titularidad. Curicó puede, si sostiene sus buenos momentos durante todo el juego y aprovecha el desequilibrio que ofrece un cada vez mejor Alfredo Ábalos.

El equipo necesita aplicarse como lo hizo ante San Luis y Huachipato. No como lo hizo parcialmente ante Colo Colo, durante 89 minutos frente a la U, ante Palestino en La Cisterna o hasta el penal de Bechtholdt frente a Audax en La Florida.

Una concentración total, entrega total, unidad total permitirán que todo en el estadio podamos levantar los brazos y respirar aliviados con sensación de misión cumplida, aunque hay tener presente que el “error puntual”, repetido varias veces, se transforma en una falla de origen, que puede hacer derramar lágrimas a quienes menos lo merecen.

Por GG, periodista curicano.

Comenta