[COLUMNA] Sólo el jugar bien ¿nos mantendrá en primera división?

Publicado el 30 Septiembre de 2017

Ya van avanzadas ocho fechas del torneo y aún Curicó no muestra luces del juego colectivo que lo pueda llevar a consolidarse en primera división, donde –quizás- aún el albirrojo no logra adaptarse. Se debe tener en consideración que al mínimo descuido, el rival mata. Así ha pasado en al menos cinco de los últimos ocho partidos, donde desaplicaciones defensivas han marcado tristemente derrotas que llevan a que Curicó semana a semana esté pendiente de la tabla del coeficiente, esperando a que Santiago Wanderers o Palestino caigan para respirar una semana un poco más tranquilo.

Pero como esto es un juego colectivo, el mayor problema es que el conjunto albirrojo se genera ocasiones de gol, pero un mínimo porcentaje concreta, siendo un cuadro que sólo por individualidades ha logrado marcar diferencias.  Prueba de ello, fue la genialidad de Gary Tello la semana pasada en Concepción, o las anotaciones de Nelson Rebolledo a través del expediente de los penales, donde entre ambos, marcan 3 goles de los 5 que ha celebrado Curicó en el torneo.

Cabe precisar, que el albirrojo en tres cuartos de cancha no juega mal. Al contrario, ha sido muy superior a sus rivales, pero como dice la frase “el fútbol se gana con goles, no por merecimientos”, y ahí radica el mayor problema del conjunto de Luis Marcoleta que no ha podido solucionar.  Por lo tanto, surge las siguiente pregunta, si se tienen dos o tres ocasiones claras de gol como estadística en un partido, ¿es suficiente para ganarlo? El tener la posesión del balón no permitirá ganar, ya que se torna intrascendente cuando no se generan situaciones de riesgo y eso puede pasar la cuenta al final del torneo.

Es importante consignar, que Curicó de los 24 puntos que ha disputado, sólo ha conseguido 8, alcanzando un 33,3%, siendo su mejor presentación en calidad de visitante, donde obtiene un 50%, pero está al debe como local, con un rendimiento de un 16,6%.

Curicó tiene siete finales por delante, las cuales su DT deberá trabajarlas de forma inteligente, donde la frase “esto se saca con trabajo” o “confiamos en que podemos dar vuelta la situación”, deben quedar plasmadas en la cancha, ya que sino se obtienen los puntos necesarios, se estará a sólo un paso del abismo, e inevitablemente aparecerá el fantasma de la liguilla de promoción.

La hinchada está más presente que nunca y no desconoce la gran entrega de los once guerreros curicanos. Ahora es responsabilidad del cuerpo técnico y de los jugadores, sacar adelante la tarea de sumar.

“Goles son amores y no buenas razones”, y al final los goles nos dejarán o nos harán descender de la primera división.

Por Editor GSS.

 

Comenta