[COLUMNA] Sumar, criticar, amar

Publicado el 21 Mayo de 2018

El aproblemado Huachipato quien venía con la ausencia de cuatro titulares y dos puntos de los últimos 12, era el rival ideal para que Curicó Unido obtuviera su segunda victoria del torneo, lo que no ocurría hace prácticamente dos meses.

El cuadro dirigido por Luis Marcoleta con menos brillo, pero mucho mayor efectividad que en fechas pretéritas, se quedó merecidamente con la victoria pese a que por momentos daba la sensación del auto-boicot, nuevamente de la mano del error no forzado, en ésta ocasión cometido por Sebastián Zúñiga.

Pero la jornada dejó algunas otras cosas interesantes. Por ejemplo, que Carlos Espinoza como Diego Díaz, pasaron de estar “cortados” a ser la carta de solución con un relevante aporte en 30 minutos en cancha. Ambos durante varias fechas, ni siquiera se les permitió vestirse de corto y ahora fueron vitales.

Es justo reconocer también que el cuerpo técnico que no supo leer el juego en desarrollo ante Antofagasta, O’Higgins o Everton, en ésta oportunidad, reaccionó a tiempo y puso aplomo a la oncena que pasó la prueba sin mayores zozobras.

Otro elemento a sumar a la discusión fueron los 14 intentos por jugar con tres puntas y recién este domingo, Marcoleta asume que no tiene a un jugador de nivel en ese puesto y se entregó a la idea de modificar el esquema y dejar el talento de Espinoza y Blanco, juntos en la cancha. Será Briceño, Reynero, Cavallieri y hasta Pezoa, los encargados de sacar conclusión de esas palabras.

Dejo para el final el tema de los mensajes que gusta enviar el estratega albirrojo a la prensa, sólo cuando obtiene victorias. Es innegable su talento y el aporte alcanzado en el nivel de juego de la “banda sangre”, pero no es menos cierto que la divergencia, el cuestionamiento y la crítica, son la esencia del periodismo deportivo serio y profesional y no ese, de la pregunta en bandeja que superpone la amistad a la verdad.

Vi hace unos años de forma directa como algunos reporteros hacían amistad con técnicos y jugadores, simplemente con el fin de obtener la exclusiva o alguna prebenda de retorno. Dejé al área de deportes de la desaparecida Radio Chilena, precisamente por no sentirme cómodo con esas “reglas del juego”.

La opinión o cuestionamiento no busca destruir legados ni mucho menos dañar a una persona que estoy convencido, es muy capacitada para el cargo. Sólo ayudar a mantener el pensamiento crítico del hincha que no merece aceptar todo como viene de parte de la autoridad de turno o alguno de esos “ enamorados” con micrófono y teclado, que más que ayudar, le hacen daño a la institución que amamos.

Por Gerardo Gómez, periodista curicano.

Comenta