[COLUMNA] Tan lejos y tan cerca

Publicado el 21 Septiembre de 2017

El torneo nacional avanza y ya terminada la fecha 6, la estadística es lapidaria con Curicó Unido. 5 puntos, lugar 13 en el transición y último en el promedio, lo que da cuenta de un trabajo que no da frutos y que llaman a comenzar a inquietarse.

Pero a la vez eso que está lejos está cerca, porque un triunfo puede sacar al albirrojo del último sitio del promedio y evitar una siempre desagradable e infartante liguilla de promoción, muy probablemente ante San Marcos de Arica.

La pregunta ahora es saber que tan fácil es para Curicó ganar y lograr acortar terreno a Wanderers, Palestino y Huachipato. Lo cierto es que las oportunidades se han paseado frente a los nuestros y nunca las tomaron. Palestino con un jugador menos, Wanderers de local, Temuco de local y suma y sigue.

La inoperancia en el último cuarto de cancha, más que una mala suerte o un detalle se transformó en el principal problema y con un temor creciente a pensar que el equipo está cerca de su peak de rendimiento. Hay más por ofrecer con el plantel que Curicó posee? Nadie tiene en la mano la respuesta, pero las señales no son buenas. Reitera el discurso de la insistencia y no de la innovación, no rompe salvo excepciones su esquema que por ahora lo mantiene tan lejos y a la vez tan cerca.

La ausencia forzada de Ábalos puede obligar al técnico a hacer algo nuevo, esperemos que cada vez más arriesgado en la zona ofensiva y donde el hambre de puntos ojalá empuje a dar más minutos a un Alvarado que con 12 minutos por juego, se le pide hacer un milagro en zonas en despoblado (en juego, no en número de jugadores).

Atrás la portería titular ya tiene dueño y es Jorge Deschamps, por rendimiento y por el liderazgo que ejerce en una defensa cada vez mejor ubicada, donde después de tantas fechas de equivocaciones circenses que costaron muchos puntos, llegó Raimundo Rebolledo a dar el equilibrio a esa balanza.

En estas líneas hay que dejar de lado el eufemismo y pedir que de una vez se solucione la orfandad en que se encuentra Gabriel Vargas, quien sucumbe entre tres defensas y nunca ve llegar a él un pase adecuado para hacer lo que mejor sabe.

Tras el juego con la Universidad de Concepción sabremos si estamos muy cerca, o definitivamente, muy, pero muy lejos.

Por GG periodista curicano. Imagen: archivo MCU.cl

Comenta